El Ayuntamiento de Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias ha decidido proteger los árboles del municipio mediante una ordenanza que se aplica desde el 3 de septiembre a todos los ejemplares de cualquier especie arbórea, con más de diez años de antigüedad o veinte centímetros de diámetro de tronco al nivel del suelo, de titularidad pública y privada.

El Consistorio ha publicado en su web la normativa municipal completa que tiene por objetivo vertebrar los mecanismos necesarios para «la protección, conservación y mejora del arbolado urbano público y privado, mediante su defensa, fomento y cuidado, como parte integrante del patrimonio natural del municipio Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias«.

La ordenanza regula actuaciones como la tala, trasplante o poda, así como las nuevas plantaciones y su afectación en caso de obras. También se ocupa de asegurar la preservación de las características endémicas de los árboles autóctonos del municipio, «fomentando la conservación de la diversidad genética y la singularidad de las especies y el entorno, promoviendo la inserción de especies locales adecuándolo al ecosistema propio de la zona».

Poda, tala, trasplante y reposición

En ese sentido, la nueva normativa prohíbe «la poda drástica, indiscriminada y extemporánea de todo árbol protegido por esta ordenanza». En lo referente a trasplantes, establece que la época ideal para realizarlos «será a principios de otoño para poder aprovechar las lluvias y asegurar el asentamiento» siempre y cuando el arbolado en cuestión «se vea necesariamente afectado por obras de reparación o reforma de cualquier clase o por la construcción de infraestructuras». Para realizar un trasplante será obligatorio solicitar autorización municipal. Además, «al cabo de un año, los servicios técnicos municipales, previo reconocimiento sobre el terreno, informarán del éxito o fracaso del trasplante».

Con respecto a la tala y reposición de arbolado protegido, el Ayuntamiento de Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias no permitirá la tala «mientras sea posible su trasplante». En aquellos casos en los que la tala sea la única alternativa viable se exigirá, en la forma en que se establezca, «la plantación de un ejemplar adulto de la misma especie por cada año de edad del árbol eliminado, según establece la Ley 8/2005, de 26 de diciembre, de Protección y Fomento del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid».

Nuevas plantaciones en el municipio

Para las nuevas plantaciones de arbolado urbano realizadas por la administración pública, el consistorio exige que se empleen «especies que estén perfectamente aclimatadas a la zona, utilizando especies autóctonas y especies que no requieran de cuidados especiales, como encinas, fresnos, melojos, etc. con el fin de evitar gastos excesivos de agua y reducir los costes de mantenimiento».